Consejos y Tratamientos para Envejecimiento

Nuestra piel está a merced de muchas fuerzas a medida que envejecemos: el sol, las inclemencias del tiempo y los malos hábitos. Pero podemos tomar medidas para ayudar a que nuestra piel se mantenga flexible y con un aspecto fresco.

La forma en que tu piel envejece dependerá de una variedad de factores: tu estilo de vida, dieta, herencia y otros hábitos personales. Por ejemplo, fumar puede producir radicales libres, moléculas de oxígeno que antes eran saludables y que ahora son hiperactivas e inestables. Los radicales libres dañan las células, provocando, entre otras cosas, arrugas prematuras.

También hay otras razones. Los factores principales que contribuyen a la piel arrugada y manchada incluyen el envejecimiento normal, la exposición al sol (fotoenvejecimiento) y la contaminación, y la pérdida de soporte subcutáneo (tejido graso entre la piel y el músculo). Otros factores que contribuyen al envejecimiento de la piel incluyen el estrés, la gravedad, el movimiento facial diario, la obesidad e incluso la posición para dormir.

Artículos recientes sobre Envejecimiento