Consejos y Tratamientos para Rosácea

La rosácea es una afección crónica de la piel que afecta principalmente a la cara. Provoca enrojecimiento de la piel y la aparición de vasos sanguíneos visibles.

En algunos casos, también pueden aparecer protuberancias llenas de pus y similares al acné.

La rosácea puede afectar a cualquiera. Sin embargo, es más común entre las personas de mediana edad que tienen piel clara y ascendencia celta o escandinava.

Artículos recientes sobre Rosácea

Síntomas:

Generalmente, los síntomas de la rosácea se clasifican en 4 subtipos. Cada subtipo tiene su propio conjunto de síntomas y tratamiento.

Es posible que una persona experimente más de un subtipo a la vez.

Subtipo 1

Este subtipo se caracteriza principalmente por un aumento de la sensibilidad de la piel. La cara se enrojece y la piel se hincha.

Las arañas vasculares se hacen visibles y también se notará una rugosidad y descamación notables. Aparece una sensación de ardor y escozor cada vez que se experimenta un brote.

Subtipo 2

Los brotes similares al acné son el sello de este subtipo. Te saldrán granos en la piel que van y vienen.

También tendrás una piel más grasosa, y los otros síntomas del primer subtipo.

Subtipo 3

El subtipo 3 no es tan común. Se caracteriza por un engrosamiento de la piel, especialmente en las zonas de la nariz, el mentón, las mejillas y las orejas.

Subtipo 4

Este subtipo afecta a los ojos. Por lo general, se caracteriza por tener una sensación arenosa en los ojos y una apariencia inyectada en sangre.

Puede aparecer sensibilidad a la luz, así como la disminución de la visión.

Causas:

La razón exacta por la cual ocurre la rosácea aún se desconoce. Sin embargo, hay algunos factores que los expertos señalan como los más probables.

Estos factores son:

  • H.pylori
  • Genética
  • Catelicidina
  • Demodex

Aparte de estos, también hay factores en el medio ambiente que pueden desencadenar la afección. He aquí algunos ejemplos:

  • Estrés
  • Exposición al calor y al frío
  • Alcohol
  • Cafeína
  • Comidas picantes
  • Exposición al sol
  • Ejercicio intenso

Cómo cuidar la piel con rosácea

Establecer una rutina de cuidado de la piel para la rosácea nunca es fácil pero al mismo tiempo resulta muy importante para mantenerla controlada. Debido a que la piel se vuelve extra sensible, debes tener cuidado al elegir los productos adecuados para ello.

Paso 1: Limpiar

Cuando limpies tu piel con rosácea, es importante encontrar productos que no la irriten. Elige productos que contengan ingredientes antiinflamatorios.

Una buena opción es el té verde. Tiene propiedades antioxidantes que pueden curar y aliviar la piel.

En la medida de lo posible, descarta los jabones en barra, ya que suelen contener ingredientes que pueden eliminar los aceites de la piel. Para ver una lista completa de los limpiadores más adecuados, consulta esta lista.

Usa las yemas de los dedos cuando te laves la cara y enjuágate con agua tibia. Evite el uso de agua caliente o fría, ya que puede provocar irritación.

Paso 2: Exfoliar

La exfoliación no es muy recomendable para una piel afectada por rosácea. Aun y así, si estás considerando eliminar esas células muertas de la piel para evitar la descamación, olvídate de los exfoliantes químicos y los tratamientos de micro abrasión.

Elije exfoliantes suaves, como los de esta lista.

Paso 3: Tonificar

Tu tratamiento de cuidado de la piel no estaría completa sin un buen tónico. Es un buen producto, que ayuda a restaurar el nivel de pH de la piel, así como su humedad.

Al elegir el tónico adecuado para tu tipo de piel, evita los que contienen alcohol, aceites esenciales fuertes y fragancias artificiales.

Paso 4: Uso de sueros

Los sueros son excelentes para calmar la piel irritada y el enrojecimiento. Debes tener en cuenta, sin embargo, que no todos los sueros están formulados de la misma manera.

Para evitar provocar reacciones cutáneas negativas, elije uno que tenga ingredientes con propiedades curativas. El argán, la rosa mosqueta y la jojoba son muy buenas opciones.

La aplicación de productos tópicos sobre la piel húmeda puede causar una leve sensación de picazón en la piel. Por lo tanto, asegúrate de esperar a que tu cara se seque por completo antes de aplicar el suero.

Paso 5: Hidratar

El uso de un humectante es imprescindible para la piel afectada por la rosácea. El humectante adecuado puede crear una barrera que protege tu piel contra las irritaciones, manteniendo a raya esos síntomas tan desagradables.

Escoge una crema hidratante con ingredientes calmantes y evita aquellos que tengan fragancia y aceite. Puedes elegir de esta lista si te sientes un poco abrumad@.

En caso de que estés usando medicamentos tópicos para la rosácea, aplícalos antes de la crema hidratante. Una vez que hayan sido completamente absorbidos por la piel, puede usar tu crema hidratante.

Paso 6: Usa protector solar

Debido a que la exposición al sol puede causar brotes, es muy importante protegerse de este con un buen protector solar. Elige protectores solares con bloqueadores físicos, como el titanio y el óxido de zinc, ya que son menos propensos a irritar tu piel.

Aplica el protector solar de 15 a 30 minutos antes de salir. Asegúrate de aplicar generosamente y vuelve a aplicar tantas veces como sea necesario.

Los mejores protectores solares para la rosácea
4.7 (93.33%) 3 votes