Categoría: Piel grasa

La piel grasa está marcada por una piel gruesa, de textura grasienta. Se atribuye principalmente al agrandamiento de los poros y a la hiperactividad de las glándulas sebáceas.

Las personas que tienen la piel grasosa suelen tener brotes frecuentes. Esto puede afectar en gran medida a su calidad de vida.

Causas de la piel grasa:

La piel grasa no es algo que aparece de la nada. Existen varios factores que pueden hacer que tengas este tipo de piel.

Genética

Si tus padres tienen la piel grasa, es muy probable que tengas el mismo tipo de piel. Ten en cuenta, sin embargo, que el hecho de predisposición genetica no significa que tendrás la piel grasa de inmediato.

Simplemente eres más propenso a tener glándulas sudoríparas hiperactivas que otras personas.

Estrés

El estrés puede causar caos en tu cuerpo y tiene el mismo efecto en la piel. Si estás bajo estrés constante, el nivel de la hormona del estrés llamada cortisol también será elevada.

Esta hormona puede aumentar la producción de grasa de la piel, los granos y los poros obstruidos.

Dieta

La comida que ingieres puede afectar enormemente a tu piel. Si hsa estado comiendo más alimentos procesados, azúcar, sal y cafeína, es probable que estés privando a su piel de los nutrientes que necesita.

Aparte de eso, estos alimentos también pueden hacer que tus glándulas sebáceas sean más activas.

Fluctuaciones hormonales

Las personas que experimentan una fluctuación drástica en sus niveles hormonales son más propensas a experimentar piel grasa. Esto incluye el embarazo y la pubertad.

Productos de maquillaje

Hay cosméticos que pueden hacer que tus glándulas sebáceas sean más activas. Buenos ejemplos de ello incluyen productos de maquillaje a base de aceite y aquellos que son pesados y grasosos.

Cambio de estación

El clima frío puede resecar tu piel, forzándola a compensar este efecto produciendo más grasa. La humedad y el calor tienen el mismo efecto.

Síntomas de la piel grasa

Como hemso mencionado anteriormente, una de las cosas que te hará pensar que tienes la piel grasa es la presencia de demasiado aceite en tu piel. Además de eso, es probable que tengas que lidiar con lo siguientes síntomas:

  • Puntos negros.
  • Brotes frecuentes en la piel.
  • Sensación grasa y pegajosa.
  • El maquillaje se desvanece rápidamente.
  • Presencia de poros más grandes y visibles.

Rutina de cuidado de la piel para la piel grasa

En el caso de la piel grasa, tu principal objetivo es controlar el exceso de producción de grasa de su piel. También necesitas prestar más atención a tus poros para asegurarte de que no se obstruyan.

Y aquí es donde comenzar una rutina de cuidado de la piel de forma regular puede ser de gran ayuda.

Paso 1: Limpiar

La limpieza es un paso que no debes saltarte, en serio. No importa cuán cansad@ estés, nunca te vayas a la cama sin lavarte la cara.

Y si usas maquillaje, asegúrate de quitártelo primero.

Limpia su cara dos veces al día. Házlo por la mañana y antes de acostarte.

Esto ayudará a limpiar los poros y a eliminar el exceso de grasa y residuos de maquillaje que pueden comprometer la piel.

Elije un limpiador a base de gel. Los limpiadores espumosos también pueden funcionar bien con tu tipo de piel.

Una manera de saber si un limpiador es adecuado para ti es evaluar cómo notas tu piel después de lavarla. Si la notas tensa y apretada, probablemente es el momento para cambiar de producto.

Paso 2: Exfoliar

La exfoliación es importante ya que ayuda a eliminar las células muertas de la piel que se acumulan en su superfície. Favorece una renovación celular más rápida, lo que ayuda a revelar células más sanas y nuevas.

Aunque es beneficioso para tu tipo de piel, debes limitar la exfoliación de a una o dos veces por semana. Hacerlo con más frecuencia puede dejar la piel roja, irritada e inflamada.

Elije un exfoliante suave y omite los más fuertes. Los grandes exfoliantes para tu tipo de piel son aquellos que contienen ácido salicílico.

Es un ingrediente que penetra muy bien en tu piel, permitiéndole hacer su magia en lo más profundo de tus poros.

Paso 3: Tonificar

Mucha gente se salta los tónicos porque piensa que estos productos no son necesarios. Sin embargo, para alguien con piel grasa y que tiene los poros obstruidos con más frecuencia que otros tipos de piel, los tónicos son necesarios.

Ayudan a recoger la suciedad, los residuos de maquillaje y el exceso de aceite que los productos de limpieza no han eliminado. También ayudan a recuperar el equilibrio natural de la piel.

Además, los tónicos también pueden reducir la inflamación, especialmente los que contienen hamamelis.

Paso 4: Uso de sueros

Contrariamente a lo que la mayoría de la gente cree, los sueros no sólo son excelentes para la piel seca. Incluso aquellos que tienen la piel grasa pueden beneficiarse de ellos.

Por supuesto, para que un suero sea efectivo, necesitas asegurarse de que tenga ingredientes que puedan tratar las preocupaciones de su piel.

Busca sueros que tengan ácido glicólico o ácido salicílico. El té verde y el ácido hialurónico también son grandes ingredientes.

Aparte de los ingredientes, comprueba que tu elección de suero no sea comedogénica. Si puedes encontrar uno con una fórmula matificante o uno que puede minimizar los poros grandes, vé a por él.

Paso 5: Hidratación

Las cremas hidratantes pueden hacer que te sientas incómod@. Con tanta grasa y brillo en la piel, ¿por qué aplicar más humedad?

Bien, una buena razón es para recuperar el equilibrio de tu piel.

Cuando no estás usando ninguna crema hidratante, tu piel puede terminar seca y deshidratada, particularmente después de la limpieza. Esto le indicará a tu piel que produzca más grasa como una forma de compensar.

Y aquí es donde aparecen más problemas. Más aceite significa más poros obstruidos y brotes.

Por lo tanto, para las cremas hidratantes, te aconsejamos aplicarlas dos veces al día, preferiblemente después de lavarte la cara. Utiliza humectantes ligeros y a base de agua, ya que son los mejores humectantes para tu tipo de piel.

Una vez más, verifica que tus productos no contengan aceite y no sean comedogénicos.

Paso 6: Usa protector solar

Tener la piel grasa no debe ser razón para que omitas los protectores solares. De hecho, te da más razones por las que deberías usar uno.

Para tu tipo de piel, el mejor protector solar es el que no contiene grasa y es ligero. Los protectores solares físicos también son excelentes para la piel grasosa, ya que tienen menos posibilidades de obstruir los poros.

Aplícalo siempre unos minutos (alrededor de 15 a 30 minutos) antes de salir al aire libre. Necesitarás volver a aplicarlo cada 2 horas o más frecuentemente, dependiendo de tu actividad.