Categoría: Piel mixta

Tener la piel mixta simplemente significa que tienes áreas que son grasas y algunas partes que están secas. Por lo general, la combinación de áreas aceitosas y secas difiere, pero la mayoría de las personas tienen sus partes más aceitosas en la zona de la T, el mentón y la nariz.

Algunas personas tienen zonas con líneas más finas y algunas zonas con poros grandes. Otras tienen que ver con el tono desigual de la piel y los poros obstruidos.

La combinación de problemas de piel hace que este tipo de piel sea mucho más difícil de manejar.

Causas de la piel mixta

La genética juega un papel muy importante en la piel mixta. Del mismo modo que heredas el color de los ojos o el tipo de cuerpo, también puedes heredar este tipo de piel.

Los productos que utilizas también pueden causar una piel mixta. Si estás usando productos más fuertes y secantes en tu zona T, es muy probable que las glándulas en esa área produzcan más aceite de lo normal para su protección.

Síntomas de la piel mixta

La combinación de problemas de la piel es lo que hace que este tipo de piel sea único. A continuación, se incluyen algunos de los problemas más comunes de la piel que puedes encontrar:

  • Mejillas secas y opacas
  • Poros obstruidos, particularmente en la zona T
  • Piel grasa en la zona T
  • Mejillas que son más sensibles que el resto de su cara
  • Presencia de manchas secas y brotes de piel al mismo tiempo

Rutina de cuidado de la piel para una piel mixta

La piel mista puede ser difícil de tratar. Dado que hay varios problemas de la piel al mismo tiempo, tienes que encontrar productos que puedan resolverlos sin comprometer el resto de tu piel.

Paso 1: Limpiar

Elíge un limpiador soluble en agua para tu tipo de piel. Puedes utilizar un limpiador en gel o una loción, siempre y cuando pueda remover efectivamente la suciedad y el exceso de grasa en tu piel sin resecarla.

Olvídate de todo lo que tenga alcohol o jabón, ya que pueden despojar su piel de sus aceites naturales. Los productos con estos ingredientes pueden secar el resto de su cara y forzar a sus áreas más grasosas a producir más aceite.

Puedes encontrar el producto perfecto en esta lista.

Paso 2: Exfoliar

Añade la exfoliación a tu rutina semanal. Ayuda a promover una renovación celular más rápida y ayudará a revelar una piel más fresca y saludable.

Puedes probar un lavado exfoliante que contenga ácido salicílico o ácido glicólico. Estos ingredientes pueden estimular una tez más saludable mientras limpian los poros.

En la exfoliación, puedes frotar un poco más en las áreas más grasas de tu cara para asegurarte de que tus poros permanezcan libres de obstrucciones. Asegúrate de ser más suave en las áreas secas para evitar causar más problemas.

Paso 3: Tonificar

Elige un tónico no irritante que puedas usar después de limpiar tu rostro. Verifica que tiene antioxidantes que pueden proteger tu piel e ingredientes que pueden reponer la humedad.

Evita el alcohol, ya que puede ser malo tanto para las zonas secas como para las aceitosas.

Paso 4: Usar de sueros

Busca un suero que tenga antioxidantes e ingredientes que puedan reponer y restaurar tu piel. Estas cosas son esenciales para recuperar el equilibrio natural de la piel.

Puedes concentrar tu suero en las zonas más secas de tu cara y dejar las partes más grasas restantes con una crema hidratante ligera.

Paso 5: Hidratar

La parte difícil en la elección de la crema hidratante adecuada para pieles mixtas es conseguir la cantidad justa de humedad sin obstruir los poros. Evita usar hidratantes a base de petróleo o los que contengan aceites minerales.

Evita tambien las fragancias, particularmente si tus mejillas son propensas a descamarse y a ser apagadas.

Si tienes el presupuesto y el tiempo, puedes invertir en dos cremas hidratantes separadas: una más fuerte para las áreas secas y una ligera para las partes más grasosas.

Paso 6: Usa protector solar

Ya que tu piel podría estar lidiando con la grasa y la sequedad, elige un protector solar que sea liviano y libre de grasa. Un protector solar con un acabado mate también puede funcionar con toda la cara.

Aplícalo por todas partes y asegúrate de incluir el área del cuello.

Busca un protector solar con un factor de protección solar de 30 o superior y asegúrate de que ofrezca una protección de amplio espectro. Incluso si tu protector solar es resistente al agua, deberías volver a aplicarlo cada 2 horas, especialmente después de sudar mucho o de nadar.