Vitamina E: La clave para una piel sana y de aspecto más joven

Cuando se trata de productos para el cuidado de la piel, particularmente aquellos formulados para pieles envejecidas, hay una cosa que debes tener en cuenta:

No todas las afirmaciones de marketing son ciertas.

La mayoría de estos productos prometen hacerte lucir más joven y radiante. Algunos de ellos incluso prometen revertir los signos existentes del envejecimiento.

Suena tentador, ¿verdad?

Una de las cosas que las marcas de cosméticos usan como gancho de venta es la vitamina E.

Si bien es cierto que es un poderoso ingrediente antienvejecimiento, no debes confiar sólo en las afirmaciones de las marcas cosméticas. Lo que necesitas es conocer todos los beneficios que esta puede ofrecerle a tu piel.

¡Vamos a ello!

¿Qué es la vitamina E?

La vitamina E es una vitamina liposoluble que tiene un papel muy importante en la salud de la piel. Funciona principalmente como antioxidante.

Lo que básicamente hace es neutralizar los radicales libres.

Piénsalo de esta manera:

Los átomos dentro de tu cuerpo generalmente tienen un número par de electrones, lo que los hace estables. Si un átomo tiene un número impar de electrones, se ve obligado a robar un electrón de las células sanas para recuperar la estabilidad.

Esos átomos inestables son lo que llamamos radicales libres. A medida que utilizan los electrones de las células sanas de la piel, el colágeno se daña y la piel experimenta sequedad, líneas finas y arrugas.

Aquí es donde aparece la vitamina E.

Como antioxidante, se asegura de que estos radicales libres no causen problemas a la piel.

Pero, esta es la cuestión:

Tu cuerpo realmente no puede producir vitamina E. Por lo tanto, tienes que asegurarse de obtener suficiente de ella en tu dieta para mantener su piel en forma.

¿Cuánto es suficiente?

Bueno, para adolescentes y adultos, son 15 mg al día.

Afortunadamente, hay muchos alimentos ricos en vitamina E a los que puedes recurrir.

vitamina e para la piel

Los aguacates, por ejemplo, pueden proporcionar hasta un 14% de la vitamina E de la cantidad diaria recomendada. Las moras pueden darte hasta un 6% mientras que los kiwis un 7%.

Ahora, si comer estos alimentos no te atrae, otra opción que puedes probar es la de tomar suplementos.

En caso de que tengas un presupuesto ajustado, puedes usar tabletas, pero no son tan fáciles de tragar. Las cápsulas y cápsulas blandas son más fáciles de tomar, pero son más caras.

Aviso: Si quieres asegurarte de que obtienes todos los beneficios de la vitamina E (de los cuales hablaremos más adelante), asegúrate de elegir su forma natural: d-alfa succinato de tocoferilo.

También debes tomarlo con una comida que tenga grasa. Recuerda, es soluble en grasa.

Aplicando Vitamina E en la Piel

También puedes aplicar la vitamina E de forma tópica y tiene 3 maneras de hacerlo.

Puedes aplicar vitamina E pura en las áreas problemáticas, mezclarla con un aceite portador antes de la aplicación o puedes mezclarla con tus productos para el cuidado de la piel. Honestamente, todos estos métodos son efectivos, siempre y cuando los utilices correctamente.

Bueno, en realidad no son tan difíciles de aplicar.

Para su aplicación directa, uno de los métodos más comunes es abrir una cápsula de vitamina E. Una vez que tiene suficiente abertura, se exprime el producto y se frota en las áreas problemáticas.

Nota: Asegúrate de que estás usando una aguja estéril para pinchar la cápsula. De lo contrario, sólo estarás contaminándola, causando que las bacterias entren en tu piel.

Y no queremos eso, ¿verdad?

El segundo método funciona de manera similar. Sin embargo, en lugar de masajear la piel de inmediato, se mezcla primero con un aceite base.

Dos buenas opciones son el aceite de jojoba y el aceite de oliva.

El tercer método es bastante popular, especialmente entre los amantes de DIY. La idea es simplemente añadir vitamina E a tus productos para el cuidado de la piel para aumentar sus beneficios.

Hidratantes, lociones, cremas de manos, sólo tienes que elegir.

Ahora, la parte más interesante.

Beneficios de la vitamina E para la piel

La vitamina E es una de las vitaminas más poderosas para la piel y de eso no hay duda. Pero, ¿qué puede hacer exactamente por tu piel?

propiedades de la vitamina e para la piel

Te lo contamos en detalle.

Hidrata

La vitamina E tiene esta capacidad única de calmar la piel seca manteniendo la función de barrera de la piel y previniendo la pérdida de humedad. Puede retener el agua para aumentar la hidratación de la piel.

Protege la piel

¿Sabías que la aplicación de vitamina E en la piel puede protegerla de los dañinos rayos solares?

Protege la piel de los efectos nocivos de la exposición a los rayos UV reforzando su barrera natural y neutralizando los efectos de los radicales libres.

¿Y sabes que es lo sorprendente?

Los antioxidantes generalmente se vuelven ineficaces después de estabilizar los radicales libres. Sin embargo, si usas vitamina C, puedes reactivar la vitamina E oxidada, permitiéndote experimentar una protección continua.

Aclara la piel y desvanece las manchas oscuras

Se ha descubierto que la vitamina E, en particular los tocotrienoles, posee la capacidad de inhibir la producción de melanina. Es ese pigmento el que le da a tu piel su color.

Cuando hay demasiada melanina, pueden producirse decoloraciones de la piel. Piensa en el melasma, las manchas solares y las manchas de la edad.

Ahora, aquí hay otro hecho interesante:

Un estudio demostró que la combinación de vitamina E con vitamina C puede aumentar su efecto despigmentante.

Por lo tanto, si estás pensando en usar vitamina E para aclarar tu piel o desvanecer tus manchas oscuras, deberías considerar añadir un producto de vitamina C a tu rutina.

Una de sus mejores opciones es un suero porque posee moléculas más pequeñas, lo que le permite penetrar más fácilmente en la piel. También está altamente concentrado, lo que significa que es capaz de ofrecer más beneficios.

Ahora, en cuanto a qué suero de vitamina C deberías elegir, en realidad tenemos un análisis a fondo que podría resultarte útil.

Ralentiza los signos de envejecimiento de la piel

Esta es probablemente la razón más común por la que la gente usa vitamina E y no es realmente sorprendente el por qué.

¿Recuerdas esos radicales libres?

Cuando roban átomos de las células sanas de su piel, dañan su ADN y esto puede acelerar el envejecimiento de la piel. Tendrás más manchas de la edad y tu piel puede volverse arrugada y flácida.

Al neutralizar esos radicales libres con un antioxidante, estarás previniendo esencialmente el envejecimiento prematuro de la piel.

Aparte de eso, la vitamina E también puede estimular el proceso de fabricación de colágeno de la piel. Es lo que da la firmeza y la fuerza a tu piel.

Mientras más colágeno tenga tu piel, más tonificada y firme estará.

Y para terminar…

Peligros de la Vitamina E

Aunque la vitamina E es excelente para la piel, no significa que no tenga ningún lado malo. Aunque hemos de reconocer que se deban más a factores externos o a su aplicación que a la Vitamina E en sí, que es excelente.

La vitamina puede aumentar el riesgo de sangrado. Por lo tanto, si estás tomando anticoagulantes o tienes una enfermedad que afecta tu proceso de coagulación, es recomendable no tomar suplementos de vitamina E. O al menos, consultar antes con tu médico.

Tampoco debes tomarlos si bebes alcohol.

La sobredosis de vitamina E es muy poco frecuente. Sin embargo, si estás tomando suplementos, deberías estar atento a síntomas como la diarrea, mareos, visión borrosa y debilidad, ya que estos son signos seguros de que has tomado más cantidad de la que deberías.

En cuanto a la aplicación tópica, asegúrate de probarla primero. Aunque la vitamina se tolera fácilmente, sigue siendo una buena idea hacer una prueba de sensibilidad antes de su aplicación.

Recuerda, la vitamina E es un poco espesa y pesada. Si tienes una piel propensa al acné, puede hacer que tu piel se rompa aún más.

¿Y tu, también tomas Vitamina E? Cuéntanoslo en los comentarios.

Mostrar comentarios

No hay comentarios

    Deja un comentario